sábado, 31 de diciembre de 2011

El amor es pura casualidad- Miguel Dorelo


El amor es pura casualidad- Miguel Dorelo

El amor es pura casualidad; casualmente nos conocemos, nos caemos bien o no, conversamos o solo intercambiamos un saludo, volvemos a vernos en otra oportunidad o en varias o jamás volvemos a cruzarnos. Los factores determinantes de nuestras conductas son prácticamente infinitos y dependen no solo de nosotros mismos sino también del otro.
Puro azar. Nada mágico ni nada de aquello de que estábamos predestinados a ser el uno para el otro. Cualquiera de los dos podría haberse retrasado unos minutos en sus actividades del día ese en que se vieron por primera vez y el encuentro no hubiese acontecido. O habría sucedido en otro momento y otras circunstancias y todo habría sido distinto. Una mera cuestión estadística  emparentada con la probabilidad.

Pero, y por suerte, todo estos razonamientos van a parar a la mierda cuando ella y él cruzan sus miradas y ambos sienten que no podrán ya vivir sin el otro.

Elaborado para La Cuentoteca

12 comentarios:

caselo dijo...

Así es amigo. Muy buen relato. Te deseo el mejor año 2012. Un abrazo desde Colombia

Carlos Eduardo

Salemo dijo...

Gracias, Caselo. Te deseo lo mismo a vos; el 2012 será un muy buen año, pero tenemos que ayudarlo al pobre, porque solo no puede. Un abrazo argentino para vos y que se cumplan tus anhelos.

chely dijo...

Breve y contundente
Muy bueno, como nos tienes acostumbrados Dorelo.
Por un año feliz chin chin
Abrazo de Pergamino-jeje
AGUANTE LA CUENTOTECA!!

A.R.N. dijo...

muero por esas cosquillas que me regala el roce de su piel.
beso miguel

Salemo dijo...

Gracias, Chely. Feliz 2012 para vos desde y hacia Pergamino.Y aguanten todos los que escriben y leen.

Salemo dijo...

No se me muera, Aída, que el año recién empieza. Y no me agradezca por las cosquillas que le generan el roce de mi piel. Además, podés tutearme,ya entramos en confianza. Creo.
Otro beso.

A.R.N. dijo...

celoso
jajaja

Salemo dijo...

Mi natural aversión por novios, amantes y esposos de mis lectoras, mis amigas y mis conocidas no creo que pueda catalogarse como celos, pero si así te parece...

Arturo dijo...

No deberíamos olvidar a aquellos que echan un ojo y se lanzan a la conquista. También suelen tener éxito en eso de enamorarse.
Saludos.
Arturo.

Salemo dijo...

Estoy en ese grupo, Arturo. Pero con la salvedad de que me enamoro fácilmente, por lo general no me corresponden y termino volcando mis infortunios en este blog en forma de supuestas ficciones. Lo que después de todo no está mal.

Arturo dijo...

Ninguno tiene la receta para hallar el amor. Hay demasiadas falsificaciones en el mercado.
O como decía un gran amigo mío: estoy tan acostumbrado a perder, que cuando empato, me asusto.
Lo único que importa es no caer en la misoginia.
Saludos.
Arturo.

Salemo dijo...

Yo caigo en la misoginia y en el machismo; inclusive etiqueto con el término algunos de mis cuentos. Pero ya todas, o casi, se avivaron que es para que se enojen un poco y discutir con ellas. Suele ser uno de mis pasatiempos favoritos. Junto a un amigo y compañero de grupo literario estamos armando una publicación con el tema. Somos unos machos muy malos.