domingo, 6 de diciembre de 2009

Esperando (El último viaje)- Miguel Dorelo

Ella va a llegar...

Esperando (El último viaje)-Miguel Dorelo

Ella vendrá buscarme, más tarde o más temprano, pero vendrá.
Es la razón de mí existir, sin ella no soy. ¿Qué otro sentido tiene mi vida, más que el aguardarla?
A veces, sueño que ya casi está a mi lado, que el momento de la unión es inminente.
Y son dolorosos esos últimos segundos antes de la final consumación.
A veces, me pongo ansioso; mi mente o mi corazón no quieren comprender que hay plazos que deben respetarse. Quiero, anhelo estar en ella y que ella esté en mí.
Otras, comprendo que no debo apresurarme, que ese delicioso momento quizás esté muy cerca.
Y no importa demasiado si fui bueno o malo, si me equivoqué mucho o poco, no se trata de premios y castigos; sé que ella no va a evaluar eso cuando llegue el momento.
Sé también que ella sabe que tampoco podrá evitarlo. Ella tampoco es sin mí.
A veces, me dan ganas de gritar su nombre, decirle que ya es hora, que ya no aguanto más.

Quizás, ese nombre sea de mujer…o no.
Quizás, alguno de ustedes hayan comprendido de quién estoy hablando.
Y también esperen

Exclusivo para La Cuentoteca

7 comentarios:

Jose Vicente dijo...

Pues sí es quien yo imagino, prefiero evitarla.

Salemo dijo...

Debe ser, José. Yo creo que tiene nombre de mujer, la muy desgraciada. Cuando viene por uno no queda otra que claudicar, me parece...

Ogui dijo...

Concuerdo con José. Me parece que mejor no la nuembre... todavía quedan otras chances... juégueselas!
Póngale las fichas a otros encuentros...

Oriana P. S. dijo...

Opino lo mismo que los dos caballeros que ya han comentado. Y creo que ya se lo dije alguna vez. Para qué seguir esperando algo que no quiere llegar o que no sabe, siquiera, si tiene ganas de venir?

Cruel, Dorelo, muy cruel, lo que están haciendo con usted.

Salemo dijo...

Don Héctor, creo que le haré caso, pero me parece casi imposible no esperarla. Yo sé que va a venir la muy guacha.

Oriana, me gusta tu comentario porque me hace ver que logré el objetivo que me propuse con el relato; la ambigüedad está funcionando. ¿Es ella alguien mundano a la que se puede dejar de esperar? ¿Es consciente de que quiere o no hacerlo? No sé si es cruel lo que están haciendo conmigo, ni siquiera estoy seguro de a quién estoy esperando, je. Algunos de los comentaristas creen saberlo, parece.

Pradero dijo...

Decílo, Enzo, decílo!!

Che, leí unos cuantos de tus post y debo decir que me gusta tu manopla escribiente, aunque algunos de los temas me toquen bastante las pelotas. El premio por el cuento de mayo te lo tenés bien merecido, es muy original y bien plasmado.
Congratulations!

JP.

Salemo dijo...

Muchas gracias, Pradero Juan Pablo.
Mis temas ideológicoreligiosos suelen molestar, pero dejaría de ser yo si me autocensurara.
Gracias por los elogios.
Y como que que me llamo Enzo, que lo digo!! En cualquier momento.