viernes, 30 de marzo de 2012

Reivindicación femenina- Miguel Dorelo


Reivindicación femenina- Miguel Dorelo

Al final en cierta forma  me convenció. Seré un poco troglodita pero también tengo mi lado tierno y tan duro para entender no soy, solo hace falta que me expliquen las cosas despacio y bien claro.
Ella me habló de que siempre fueron menospreciadas desde el comienzo mismo de la historia de la humanidad, algo del yugo me dijo, esta parte no la entendí muy bien. No quise preguntarle qué carajo era eso para no quedar como un ignorante, pero se ve que estaba convencida de lo que decía. Me nombró a unas cuantas minas que ahora no me acuerdo los nombres que según ella  habían luchado por la reivindicación y la igualdad y que la habían pasado bastante mal por eso, pero que gracias a ellas algo se había avanzado. Yo la escuchaba atento y comprendía casi todo lo que me decía, pero no podía darme cuenta adonde quería llegar.” Por suerte ahora contamos con más armas para defendernos”, me dijo y confieso que ahí me asusté un poco. Al ver mi cara se ve que se avivó y me aseguró que era una manera de decir. Me quedé más tranquilo, pero no del todo. Lo que me sacó un poco y tuve que morderme para no andar discutiendo fue cuando largó eso de que “todos somos iguales y tenemos los mismos derechos”. Siguió con que a igualdad de responsabilidades debían cobrar igual, que sobre sus cuerpos mandaban ellas y podían hacer lo que se les cantara y después se mandó con cosas que dijo que eran consignas: “nunca me convencerán de no usar forro”, “Si me acuesto con muchos tipos no tienen por qué llamarme puta” “si me gustan las mujeres no tiene que darme vergüenza” y otras más. Ahí la enganché, pero no le dije nada, a veces soy todo un caballero: esas fracesitas yo las había leído en el Facebook y ella las repetía como un loro.
Después se puso un poco triste y ahí me pudo, sé que es una buena mina a pesar de todas esas cosas que se le meten en esa cabecita loca; terminó diciendo que a veces estaba tan cansada de pelearla en forma despareja con esta sociedad que sería mejor si no pensara tanto.
Yo le dije que siempre se lo decía eso, pero que tampoco es que estuviese tan mal, que si ella creía en esas cosas debía hacer lo que mejor le parecía y no entregarse. Ahí me sonrió y se le pusieron los ojitos brillantes y me mató del todo.
— ¿Entonces es si? —se aprovechó la desgraciada.
—Está bien —le dije —Hoy te pongo de tres, pero mirá que es la semi-final y a la primer cagada que te mandes te saco.
 A pesar de que la amo con toda mi alma sigo pensando que las mujeres no sirven para el futbol.

10 comentarios:

A.R.N. dijo...

la energia femenina es conmovedora (a veces)

Salemo dijo...

Son todas unas guachas seductoras: nos convencen de cualquier cosa, Decí que ganamos y pasamos a la final. Jugó bastante bien pero casi la echan por juego brusco. Es brava la feminista esta.

A.R.N. dijo...

y su energia tierna tambien me conmueve ( muchas menos veces)

Salemo dijo...

Eso de tierno es una manera de decir, supongo; soy un tipo duro, un hombre de los de antes.

A.R.N. dijo...

jajajja, permitime morirme de risa.

Salemo dijo...

Me extraña, Aída: ¿No viste todos los cuentos machistas y misóginos que hay en este blog,eh?

Arturo dijo...

Muy bueno. Quizás en el próximo partido no la tengas que poner en el equipo. Por esa cuestión "igualitaria" de: "estoy en uno de esos días"...

Salemo dijo...

Gracias, Arturo. No sabés lo insoportable que se pone en "esos días"...Perdón lectoras: se me escapó un comentario machista sin querer.
Además, va a querer jugar de arquera o ser la D.T., yo la conozco a esta.

HUGO JESUS MION dijo...

Muy buen relato. El cúmulo de reinvindicaciones distrae la atención para sorprenderse con el final. Sigo leyendo.

Salemo dijo...

Gracias, Hugo. a veces abuso con los finales sorpresa, pero es un vicio que tengo. Seguí leyendo y comentá cuando te parezca que vale la pena. Saludos.